logo

Actualidad

Blog de turismo

Junio 12, 2017

5 cosas que debes saber antes de abrir un restaurante

Blog de turismo

España es un país de bares. En concreto, hay 260.000 establecimientos preparados para la restauración. Es decir, un bar cada 175 personas. Parecería que abrir un bar o restaurante podría ser una apuesta segura en España. Según apuntan desde la consultora Nielsen, en 2015 se abrieron un 3,6% más bares que durante el curso anterior y se prevé que, para este año, el crecimiento sea del 1,5%.

Todo el mundo ha soñado alguna vez con tener su propio bar. Sin embargo, lo que aparenta ser un negocio fácil y divertido no siempre es una buena idea. Sin ánimo de querer desanimar a nadie, desde Ostelea propornemos 5 cosas que cabe considerar antes de abrir un establecimiento de este tipo.

1. Jornadas larguísimas

Aquí no hay horarios. Independientemente de cuál sea la hora de apertura al público, tener un restaurante o un bar implica, en la mayoría de los casos, jornadas interminables. Además, muchas veces se debe sacrificar los fines de semana y otras fiestas. Aunque ahora puedas verte con las fuerzas suficientes como para soportar jornadas larguísimas, ten en cuenta que, tendrás que aguantar el ritmo durante mucho tiempo.

2. Estudia cuál debe ser tu valor diferencial

Todo el mundo tiene un bar de cabecera. Un local en el que toda la pandilla se siente a gusto y se reúne cada fin de semana para socializarse. ¿Es por la música?¿O por la comida?¿Son los precios? La elección de uno u otro bar, depende, en gran medida, por una serie de factores que consiguen  atrapar a un público objetivo determinado. Antes de abrir un bar, debes responder a la siguiente pregunta: ¿Por qué quieres que la gente venga a tu local?

3. Se un apasionado

Vas a estar trabajando a un alto nivel durante mucho tiempo. Además, es muy posible que necesites realizar una inversión importante en tu negocio. Es por este motivo que, antes de empezar, te asegures que este trabajo te apasiona y que continuará apasionándote cuando las cosas no vayan tan bien. Abrir un bar no es un negocio fácil.

4. Serás un experto del paladar

Trabajar en cocina tiene eso. Te vas a hartar de probar cosas nuevas, visitar lugares recónditos y disfrutar, de verás con la gastronomía. Y es que, si te decides por abrir un bar, debes tener en cuenta que eres un experto en el paladar. Todo lo que hagas por mejorar tu formación (desde cenar en otros locales, hasta estudiar un master en hostelería) debes tomártelo como una inversión.

5. Vivirás cosas increíbles

Finales de la Champions, románticas pedidas de mano, conversaciones profundas entre amigos… En un bar pasan cosas maravillosas todos los días. Aunque sea detrás de la barra, tú vas a estar presente en todas ellas. Por lo que puedes ir preparándote para vivir cosas increíbles.